CASTILLA Y LEÓN - LECHE FRITA

Seguro que soy la última en llegar al concurso de dos de mis queridas amigas de la red: Ana ( ¿Cuántas horas tiene el día ?) y Rocío ( Un poco de Rocío) en su proyecto en común, el blog de recetas españolas "De Norte a Sur". Casi que no llego, y mira que me prometí no faltar a su propuesta mensual, pero, soy un desastre con la administración del tiempo, en fin , que me he puesto las pilas y aquí tenéis la receta.

Me gustó la idea de Rocío de combinarlas con natillas, mi único cambio: hacer natillas de chocolate, si es que no tengo remedio ja,ja, pero, ha quedado tan rico que seguro ellas me perdonan.

LECHE FRITA CON NATILLAS: 





Hasta mi señor marido que no es de comer dulce se ha chupado los dedos, huele de maravilla y sabe ummm cómo saben ...



¿ Te apetece probar esta maravilla ? ....  Receta aquí 


También pueden interesarte:

22 comentarios

  1. Me encanta la leche frita y así con las natillas me parece una buena idea.

    ResponderEliminar
  2. Te puedes creer que nunca he probado la leche frita?? Pero te ha quedado con una pinta impresionante! Espero que tengas mucha suerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta, mi suegra la hacia exquisita, y eso que no le gustaba cocinar!!!
    Con natillas de chocolate ya es el desideratum!!;)

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que tampoco!!! pero me la pones como la veo.......:)

    ResponderEliminar
  5. Una delicia y con las natillas de chocolate para triunfar. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa, me encannnnta! yo también me encandilé con las de Rocío con las natillas pero las tuyas son más pecado jajajajjaja
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  7. Mi niña pura tentación¡¡¡¡
    Un besito enorme preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Que rico, que de tiempo que no como una buena leche frita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. chismes y cacharros29 de febrero de 2012, 17:42

    Me encanta la leche frita, mi abuela la hace de vicio y ya con esas natillas ... uff. que hambre. Me quedo de seguidora. No conocía tu blog y me parece genial que de recetas estupendas. Te invito al mio y además ahora estoy de concurso con recetas de bacalao por si quieres participar. Besines

    ResponderEliminar
  10. Nunca he probado la leche frita, y de ver tantas por la red, me estais tentando... ahora ya se como hacerlas gracias a todas vosotras... Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta la leche frita...y con natillas mucho mejor...
    Besitos...

    ResponderEliminar
  12. Puestos a añadir calorías que las natillas sean de chocolate, está claro que es para chuparse los dedos, jejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Umh que cosa tan rica :) con natillas es la repera jaja

    ResponderEliminar
  14. una delicia de postre y sencillito..bess

    ResponderEliminar
  15. Buenisímo, y me apunto a las natillas de chocolate.un saludo

    ResponderEliminar
  16. Espectacular postre!!!! Me encantan las dos cosas...Besos

    ResponderEliminar
  17. Siempre me apetece probar esta maravilla de dulce, a mi marido que tampoco es de estas cosas también le gustan un montón... ese chocolatito le tiene que ir al pelo.

    Bss
    AFri

    ResponderEliminar
  18. Carmela me apunto con tu marido, una para él y otra para mi.
    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Carmela, esto es puro pecado chiquilla¡¡¡. Yo nunca he probado la leche frita sobre una cama de natillas, pero ya debe de ser lo más de lo más y encima de chocolate, ¡que rico por favor!
    Muchísimas gracias por tu propuesta. Me la llevo para el resumen. Muchísima suerte en el sorteo guapa. Un besin

    ResponderEliminar
  20. Tengo muchas ganas de probarla..... te ha quedado estupenda.

    Besos.

    ResponderEliminar

Doy un millón de gracias a todos aquellos que perdéis un poco de vuestro tiempo para dejar un comentario.
Me encanta leer todos los que sean constructivos y estén hechos desde el respeto y la buena educación. Besos !!
Este blog NO participa en cadenas de premios ni memés, no tengo tiempo, agradezco las dedicatorias pero no puedo seguirlas.

Desafío en la cocina